Gracias por apoyarnos con esta labor.
Páginas: 1
Autor Tema: El rol del pensamiento crítico en los ex miembros de sectas destructivas  (Leído 429 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
caballeroblanco
Usuario Héroe
*****

Reputación: 0
Mensajes: 111


« en: 12 de Julio de 2016, 12:11:51 »



Últimamente he hablado con algunos ex promulgadores y debo decir que, tras haber pasado meses completos estudiando el sectarismo y su influencia, me doy cuenta que muchos de ellos todavía a años de haber salido del culto destructivo sufren de algunas de las consecuencias del control mental destructivo. Entre ellas, la dificultad de desmarcarse de los pensamientos sectarios, la incapacidad de cuestionar adecuadamente algunas creencias y por tanto, la confusión mental que de esto deriva.

En el artículo "The Role of Critical Thinking in Recovery for Ex-members of Destructive Groups" de Hel Mansfield (En inglés: http://www.refocus.org/uploads/3/9/3/8/3938709/critical_thinking_in_recovery_for_ex-members_mansfield.pdf), nos habla acerca de lo que es el pensamiento crítico y cómo nos puede ayudar para poder tomar decisiones informadas y sobre todo, darnos cuenta de cómo el culto afectó nuestro pensamiento y capacidad de razonar adecuadamente las ideas sectarias que se nos presentaron y que dominaron nuestra vida muchos años.

En el documento, Hel nos menciona que el pensamiento crítico es una barrera de defensa natural que tenemos, la cual a través del cuestionamiento busca que encontremos la mejor estrategia a seguir para realizar una labor o bien para aceptar una idea. Cuando nosotros cuestionamos, aprendemos. Interiorizamos la idea, la diseccionamos y vemos cuánta validez tiene. Podemos defender una idea y volverla parte de nuestros principios cuando sabemos cómo contestar positivamente a los cuestionamientos que se nos hacen de la misma.

La crítica nos ayuda a realizar las cosas de una mejor manera porque encuentra los errores en lo hecho o dicho, y nos da una valoración exacta del hecho o idea de acuerdo a un entorno de realidad. Si nosotros no criticamos las ideas y las aceptamos sin este importante filtro, corremos un gran riesgo de aceptar ideas erróneas y por tanto, actuar erróneamente.

Podemos ver un ejemplo claro de lo que puede llegar a suceder cuando aplastamos el pensamiento crítico analizando la propaganda nazi de la segunda guerra. Los nazis sostenían que la culpa de sus males se debían a los judíos, y animaban al pubeblo alemán al odio racial y a creer que en realidad eran la "raza Aria". Desde fuera todos estamos de acuerdo que es un despropósito total. ¿Cómo fué entonces que los alemanes se creyeron esta patraña? Pues a través de las técnicas de control coercitivo y la propaganda nazi. Muchos alemanes llegaron a creer que verdaderamente eran superiores al resto, y llegaron a tener un odio irracional a los judíos. La realidad es que el gobierno alemán distorsionó completamente la realidad de estas personas a través del control mediático y el bombardeo propagandístico y militar. Cualquiera que cuestionara las ideas era directamente asesinado o enviado a campos de trabajo, o bien "reeducado" para que aceptara sin cuestionar las ideas nazis. Todo este entorno afectó la realidad de estas personas de tal forma que, incluso después de la guerra, muchos siguieron reuniéndose en secreto para volver a establecer el tercer reich, y muchos crímenes en contra de judíos por alemanes radicales fueron perpetrados durante décadas.

En el artículo que menciono, el autor distingue algunos puntos donde se da la distorsión cognitiva o errores de pensamiento. Estos ejemplos son bastante buenos para entender cómo nos afecta tener estos "bloqueos" mentales para poder interpretar la realidad:

1. El pensamiento "Todo o Nada". La misión enseña a pensar en términos de "blanco y negro", como por ejemplo "Los expromulgadores son controlados por el demonio o personas débiles, malas o inestables", "La misión es perfecta porque viene de Dios y nadie puede agregarle ni quitarle nada", o "Para lograr los objetivos de la Misión, debemos alcanzar la perfección". Este tipo de pensamientos sofocan el crecimiento personal y mantienen a la persona desubicada puesto que sus acciones se juzgan de manera maniquea, cualquier error es de consecuencias desastrosas, y por ello el ex miembro sufre mucho en el mundo real porque se siente "malo", "tonto", "basura". Lo que aqui sucede es que pierde su capacidad de juzgar proporcionalmente los errores y aciertos que comete.

2. Sobregeneralización. Simplemente cometer un error puede causar que cualquier miembro llegue a la conclusión de que todo lo anunciado por el líder sectario acerca de los ex miembros es verdad. Los ex miembros tienen muchas veces de forma inconsciente mucha presión por no equivocarse porque ello les conduce a estados de culpa muy fuertes. Y no es porque "la conciencia" les arda como predican los lideres sectarios, sino porque la psique está tan desbalanceada que por ello resulta una carga emocional terrible en el ex adepto, y esto es culpa total de la secta por los métodos de control mental coercitivo. Por tanto, el ex miembro debe esforzarse por hacer una introspección tranquila de sus actos y constrastarlos no contra los ideales sectarios, sino contra la realidad y sus valores morales reales. Esto le ayudará a entender que un error no es una "maldición" ni se condenará por ello. Dios es Misericordia, y la Iglesia nos ofrece medios para arrepentirnos y vivir la vida plena en Cristo.

3. Filtro mental. La misión enseña una connotación negativa de la persona, y lo insta constantemente a avergonzarse de sus errores, fallas y pecados y a enfocarse en ellos de manera desmesurada. Cualquier "manifestación del yo" que significa cualquier acto hecho por nuestra propia voluntad sin consultar al grupo es considerado malo y vergonzoso. Por tanto, algún pecado pequeño se hace muy grande y el adepto se obsesiona con ello, no importando que en ese mismo día haya hecho otras diez cosas muy buenas. Se desestima por tanto, lo bueno, se "filtra" y no importa. Sólo importa la falla, por minúscula que sea. Esto destruye la autoestima y evita que reconozcamos lo bueno que hay en nosotros mismos.

4. Descalificación de lo positivo. La misión por lo general no da crédito a las personas de los actos buenos que realizan, a menos que con ello se busque un beneficio para la secta. Se evita que los miembros se sientan orgullosos de sus logros. Todo lo bueno viene "de la Virgen", de JAC o los líderes, y los demás miembros son normalmente flojos y poco comprometidos. Para contrarrestar esto, el ex adepto debe pensar en sus fortalezas, en sus capacidades, en lo bueno que tiene. Reconociendo que "Dios no hace basura", entendemos que nosotros seguimos siendo merecedores del amor de Dios por el simple hecho de que Él nos dió la vida y porque él nos dió todos los talentos que tenemos y que por ello quiere que obremos en libertad para aplicarlos para nuestro bien y el de los demás. No somos máquinas de venta, ni números sin rostro para Dios que pueden ser usados y desechados, somos UNICOS y amados por DIOS.

[continuará]

« Última modificación: 16 de Julio de 2016, 07:55:30 por caballeroblanco » En línea

caballeroblanco
Usuario Héroe
*****

Reputación: 0
Mensajes: 111


« Respuesta #1 en: 13 de Julio de 2016, 12:16:26 »



5. "Saltar" a conclusiones negativas. Hay dos formas de llegar a conclusiones negativas, las cuales son familiares para los ex-miembros:
  • Lectura mental. En las sectas que utilizan sobetodo técnicas orientales como la meditación zen, el yoga y otros cultos similares pueden llegar a creer que es posible leer la mente de las demás personas, sobre todo durante sus "viajes astrales". En el caso de la Misión, el asunto de la meditación se utiliza muchas veces para acrecentar fobias y hacer creer a los adeptos que ciertas "visiones" son reales. Hay casos donde promulgadores alegan haber visto "ex promulgadores" sufriendo en sus meditaciones, o que llaman a ex miembros para asustarlos y decirles que los vieron en un accidente o cosas asi. Aqui lo más importante a recordar por los ex adeptos es que estas técnicas se utilizaban con un fin destructivo de la personalidad, y por ello si se siguen usando después de salir del culto pueden provocar aislamiento o situaciones de inestabilidad emocional. Nunca debemos perder contacto con la realidad ni sustituir la comunicación con las personas por estas técnicas.
  • Visiones del futuro. JAC es un auténtico adicto a este tipo de "profecías" en las que retrata a los ex miembros humeando en las llamas del infierno, y como seres demoniacos que no merecen salvación alguna. Manda beepers  en los cuales pone visiones supuestamente de su "padre espiritual" donde retrata a todo aquel que lo ataque a él o su misión como un enemigo de Dios. Y estas visiones las manda indiscriminadamente a los adeptos para hacerles fobia a retirarse de la misión o a siquiera criticarlo por algo. Tenemos que entender que esta persona utiliza estos cuentos con un fin totalmente deshonesto y que su intención es atemorizar y controlar a sus huestes.

6. Magnificación y minimización. Maginificar los errores, pecados y faltas de los adeptos y minimizar sus logros o talentos es común en la Misión. Por otro lado, hace lo opuesto con JAC y los líderes. Incluso se llegar a crear verdaderos mitos alrededor del líder (un "Angel en descenso", que es "Juan Evangelista" o que incluso es el "Angel a los pies de la mujer" del apocalipsis). Por eso es importante que los ex miembros veamos la cara contraria, que aprendamos a recuperar la auto estima que es muy necesaria. Entender que Dios nos hizo con talentos y virtudes y que si lo recuerdas, antes que te salieras te decían por un lado que eras basura pero por el otro que eras "el último recurso de la anunciación" porque sabían que tenías talentos pero querían usarlos para ellos y no dejaban que tú los aprovecharas de mejor manera. La única basura aquí es su ideología sectaria, porque los promulgadores y los exes son almas extraordinarias y sumamente valiosas para Dios, pero no por ser o haber sido "promulgadores" sino porque somos Hijos de Dios, y eso es suficiente razón para amarnos y valorarnos.

7. Razonamiento emocional. En los cultos sectarios se promueve muchas veces el actuar de acuerdo a los sentimientos y no a la razón. Muchas veces te dicen que "esta Misión sólo la entiende quien la vive" invitándote a "sentir" sobre "pensar". Esto es bien beneficioso para la secta. Porque cuando ellos controlan el ambiente para hacerte sentir mal, entonces te hacen pensar que eres una mala persona. Y al mismo tiempo, pueden bombardearte de amor para hacerte sentir el mejor. Es una montaña rusa emocional para tenerte atrapado. Recuerda que las emociones sin la razón te esclavizan. Las emociones siempre deben aparejar la razón y controlar dichas emociones es indispensable para tomar decisiones correctas sin apasionamientos.

8. Las frases "debes". Las sectas destructivas utilizan mucho en su lenguaje y sus doctrinas palabras "comando" de tipo órden. "Debes", "tienes que", "es compulsorio". Te dicen "debes ser pleno", "tienes que crecer espiritualmente", "es compulsorio que salgas a traer hijos a la Virgen", "debes ser perfecto". El resultado es que terminas sintiéndote presionado y frustrado, porque los objetivos y estándares son exageradamente altos de manera que nunca te sientas satisfecho con lo que haces, hagas lo que hagas. Muchas veces fuera del culto sigues sintiendo la presión de "deber ser perfecto". Es importante que identifiques de dónde viene esa presión y ver si sigues obedeciendo órdenes sectarias inconscientemente como reflejo de tantos años de presión.

9. "Etiquetar" y "Re-etiquetar". Las etiquetas en la Misión son bien comunes. Una vez que cometes un error, la "comunidad" te etiqueta de "flojo", "poco entregado" o "pecador". Cuando a JAC o alguna columna le conviene para sus fines alabar a alguien, aún sea esta persona no muy virtuosa, la etiquetan de "entregada", "celosa de su misión", "ejemplo". Cuando un adepto se sale, se convierte en "traidor", "demonio" y "conspirador". El etiquetar a las personas les es útil porque de esa forma presionan a los miembros para que hagan lo que ellos desean, para que se acelere la destrucción de su personalidad o bien para mantenerlos desequilibrados psicológicamente (a ellos y a los demás).

También te enseñan a etiquetar a las personas en base a su utilidad a la Misión. "Devotos", "Contactos", "Bienhechores", "Consagrados", "Candidatos", "Prospectos". La etiqueta "amigo" no es su deinición real, sino simplemente alguien a quien puedes convertir en alguno de los anteriores. Si te fijas, no es que les importen realmente las personas, sino que siempre les están buscando una utilidad para sus fines.

A veces, cuando uno sale de la misión, de repente sigues "etiquetando" a la gente inconscientemente. Esto es producto de esta manipulación social que la Misión hace. Recuerda, no es necesario que etiquetes a nedie. Todos pueden ser tus amigos, simple y llanamente, sin intereses particulares y por el mero hecho de ser hijos de Dios y hermanos en la fe.

10. Personalización. La misión siempre te dice que "la Misión es perfecta y cualquier error es producto de la debilidad humana, no de la Misión". Por tanto, personaliza los errores y socializa las virtudes. Cuando algo falla, alguien o todos son culpables. Si algo funciona, es porque "la doctrina es perfecta" y no por el hecho de que las personas hicieron uso de sus talentos para que fuera exitoso. Siempre se te responsabiliza porque "el mundo sufre" y porque tu falta de fe "hará que el mundo se acabe". Recuerda que tú sólo puedes hacerte cargo de lo que tienes control, de lo demás... Dios sabrá. No te culpabilices por lo que no te toca y no tienes control.

[continuará]

En línea

caballeroblanco
Usuario Héroe
*****

Reputación: 0
Mensajes: 111


« Respuesta #2 en: 16 de Julio de 2016, 10:11:56 »



Recuperando tu vida

Una vez que salimos de la secta, es común tener un periodo en el cual nos sentimos como perdidos: teníamos una rutina cotidiana, compromisos agobiantes y tiempos muy cortos. Ahora todo eso se ha ido. A veces no tenemos idea de qué hacer, y muchos comienzan a tener dudas acerca de qué significado tiene su vida y algunos tienen serias dudas de su fe.

Todos estos sintomas post-sectarios son comunes ya que al dejar el control coercitivo tenemos que reencontrarnos con nuestro verdadero yo, ese yo que fué arrebatado por la secta y hundido en lo más profundo de nuestro ser. Tenemos que reencontrarnos con nosotros mismos pero también es muy importante reencontrarnos con Dios y María. Para ello, no hay rutas cortas ni definidas, ni tiempos fatales. Lo que a uno le sirve puede que al otro no, y cada uno sabe hasta que punto se le ha afectado en su psique y su vida personal.

Aqui expondré algunas sugerencias generales que Hen hace, y que pueden bien ayudarnos en cierta medida para ir reencontrándonos con nosotros mismos. Incluí algunas sugerencias de mi propia experiencia:

1. Volver a conectar con el pasado. El pasado no significa, como la secta lo hace ver, como un lugar horrendo lleno de pecado y miseria. El pasado es lo que te define, y lo que te ayuda a entender tu realidad, el presente y tu futuro. Dice el dicho que "quien no conoce su historia, está condenado a repetirla". Hay personas que al salir de la secta pueden incluso presentar una amnesia y olvidar muchos detalles buenos de tu pasado. Por ello, es importante volver a ver fotos de la infancia, de la juventud. Recordar aquellos anhelos y sueños que teníamos antes de involucrarnos con la secta. Quizá muchos de ellos todavía podemos alcanzarlos. Nunca es tarde para empezar. Hablar con la familia que no hemos visto en años o con amigos que no podíamos ver por culpa de la secta también es muy benéfico.

2. Escribe un diario. Un diario es una buena manera de sacar aquello que tenemos en nuestro interior. Podemos escribir todas aquellas cosas que aún no sanan, e ir viendo con el paso del tiempo cómo vamos cambiando con el tiempo y cómo nos vamos deshaciendo de aquellas cosas que te dolieron, que te hicieron daño.

3. Tener pasatiempos. ¿Hace cuánto que no tenías un pasatiempo? Como coleccionar algo, jugar ajedrez, estudiar aquella cosa que por la misión nunca tuviste tiempo, ir a algún club, bailar... las posibilidades son infinitas, y ahora tienes la posibilidad de hacer algo constructivo por tí y los demás, bajo tus términos, no los de los líderes sectarios.

4. Humor. Admítelo, la misión tenía un terrible sentido del humor. El poder reírnos de nosotros mismos, el tener la posibilidad de no tomarnos las cosas tan en serio es muchas veces tabú. Por eso es importante tener la posibilidad de reírnos más, de dejar de lado esa tensión por parecer todo el tiempo santos de barro con todo y aureola y ser humanos.

5. Darse un respiro. Simplemente. No necesitas dejar atrás todo en un día. Eso no sirve para nada. Todo este proceso lleva su tiempo. Con el paso del tiempo recuperarás tu vida y poco a poco podrás ir tomando tus decisiones hacia dónde quieres llegar sin prisas y sin presiones. Recuerda que ahora todo depende de tí. Y por último...

6. Confía en Dios. Dios NO TE HA ABANDONADO. No eres un ser despreciable, no eres basura. Dios NO HACE BASURA. Eres un ser maravilloso, una buena persona a la que le han sucedido cosas malas. Es todo. Tienes ante tí la oportunidad dada por Dios de vivir plenamente, con tu libertad y tu voluntad intacta. Úsala para el servicio de Dios pero en el lugar correcto, en la Iglesia de Nuestro Señor. La Iglesia tiene muchos apostolados, muchas actividades que pueden acercarte nuevamente a tu vida espiritual de una manera correcta. Si no te sientes listo/a para ello, espera lo que necesites, pero siempre ten en consideración que quizá, sólo quiza, a Dios le gustaría que tus talentos los pongas al servicio de la Iglesia, claro con una dirección espiritual adecuada, y que tus capacidades pueden hacer la diferencia. Usa tu experiencia para que de algo muy malo, surga algo maravilloso.

Finalmente te comparto mi experiencia: al acercarme a la Iglesia después de todo lo que me ocurrió en la misión, me di cuenta de muchas cosas. Primeramente, que es mentira que la Iglesia esté relajada o perdida. Me he encontrado con personas de excelente formación y criterio, surgidos de las pastorales de la misma parroquia. Veo que existen todavía personas con una capacidad maravillosa para darse y crecer espiritualmente en un entorno de comprensión y amor. He visto cómo los sacerdotes se esfuerzan día a dia con sus parroquias, y que guardan un orden. Veo cómo pese a muchos defectos, la Iglesia ha madurado y hay una estrategia real a largo plazo para que se logre un crecimiento espiritual auténtico. Como digo, es mi experiencia y a lo mejor en otros lugares esto no es así, pero yo tengo mucha fe y esperanza de que la Iglesia va por el camino correcto, sólo que debemos creer y apoyar a nustros pastores, los Obispos y los sacerdotes que hacen una gran labor. Como en todo, hay manzanas podridas, pero tenemos la verdadera certeza de que aqui se encuentra Jesucristo, nuestro Dios y salvador.

En línea

Páginas: 1
Imprimir
 
Ir a:  

Gracias por apoyarnos con esta labor.